El municipio granadino, con una de las tres mejores cifras de confinamiento de toda la provincia, está trabajando para convertirse en el primer destino turístico de la desescalada. Almuñécar, el pueblo que quiere salvar nuestro verano.

Conforme notamos más cerca el buen tiempo todos tenemos en mente ese recuerdo de la imagen de nuestras playas, abarrotadas de gente disfrutando del sol y el mar. Se nos hace inevitable el pensar qué nos deparará este verano de 2020 con las reglas actuales que tenemos de distanciamiento social por culpa de Covid-19.

¿Qué hacemos entonces este verano? 

Almuñécar ha tomado la delantera al resto de poblaciones y se presenta como destino turístico sobre el que iniciar la desescalada. Debemos tener en cuenta que, siendo más precavidos que el resto, el municipio se confinó dos días antes que el resto de españoles, además supieron seguir la trazabilidad del primer contagiado y tomar las medidas necesarias. Todo esto ha conseguido que el virus haya pasado de puntillas y que tras más de cuarenta días podamos estar hablando de un pueblo “libre de coronavirus”. Por eso, el Ayuntamiento y hosteleros de la zona ya están trabajando en intentar definir un protocolo de seguridad para poder abrir con todas las garantías.

Medidas excepcionales para tiempos excepcionales

La primera de sus medidas trataría de controlar el acceso a cada una de las playas del municipio. La idea consistiría en cerrar cada uno de los accesos principales y disponer allí de agentes de seguridad para controlar dichos accesos. Unas vez hubieras accedido a la playa tendremos que respetar las directrices que se marquen desde el gobierno, como número de personas, distancia entre toallas… Medidas que aún están por definirse, pero una cosa segura es que el número de bañistas deberá reducirse.

La zona de Almuñécar cuenta con más de 7000 plazas hoteleras, todo un desafío para implementar medidas que garanticen la seguridad. Por ello, como segunda medida, desde el Ayuntamiento se propondrá “tomar la temperatura a los turistas que lleguen e incluso realizar comprobaciones a las puertas de algunos establecimientos”. Pero estas medidas no serían solo para los turistas, este control debería extenderse a lugareños y trabajadores para garantizar la seguridad de todos.

Hoteles medicalizados y “arcas de Noé” para los posibles afectados

Desde el principio del estado de alarma, el municipio de Almuñécar ha contado con tres hoteles preparados para convertirse en bases medicalizadas para tratar a pacientes de Covid-19 en caso de que fuera necesario. Aún no sabemos si todos los hoteles podrán estar operativos o no pero, aquellos establecimientos que queden cerrados, podría recurrirse a ellos y convertirlos en bases medicalizadas para confinar y tratar a posibles contagiados y evitar así el riesgo.

Aun no sabemos cuáles serán las medidas que se tomarán desde el gobierno, pero no por ello el Ayuntamiento de Almuñécar ha dejado de trabajar intentando aportar su grano de arena a la situación de cara al verano. Además, cada uno de los sectores están mostrándose especialmente activos a la hora de confeccionar sus propias medidas poniendo en común cada una de ellas para determinar qué necesidades serán las adecuadas para cada tipo de negocio y garantizar en todos los casos la seguridad de turistas, locales y trabajadores. Todo un ejemplo a seguir en tiempos de confinamiento.

Pensar en vacaciones de verano es toda una incertidumbre para nosotros y hasta nos da un poco de vértigo, pero si algo tenemos seguro es que Almuñécar podría convertirse en la mejor apuesta para una desescalada veraniega y salvar nuestro verano. Desconocemos qué pasará al final, si todas estas medidas serán las que al final se tomen, pero mientras tanto, en este municipio ya lo tenemos todo pensado para acoger el verano más insólito que hayamos conocido. Mientras tanto, en Icon Marina tendremos que conformarnos con seguir disfrutando de las vistas de nuestra maravillosa playa de La Herradura desde nuestras terrazas.